lunes, 8 de enero de 2018

Fragmentos de terror... LA SEDUCCIÓN

A veces la seducción es difícil de evitar...




LA SEDUCCIÓN



Avance por el pasillo y la vi. Llevaba puesto un diminuto vestido blanco y su caminar era lento y trabado, sobre su mano sostenía un cuchillo de carnicero, era lo bastante grande como para masacrarme. Recorrí con mi mente todas mis opciones, pero no tenía más que ver si podía esquivarla y evitar mi fin.

  Se siguió acercando con pasos lentos y forzados, como un bebe que está aprendiendo a caminar. En su pausado andar la observé con detenimiento y pude ir apreciándola mejor: su cabello era tan largo que le llegaba por debajo de las caderas, su corto vestido le entallaba unas hermosas y largas piernas; y a pesar de que su rostro estaba cubierto por vendas ensangrentadas, la parte que se apreciaba de su rostro era hermosa. Inclusive el escote de su ropa le dejaba ver dos pequeños y juguetones senos. Entonces contra todo pronóstico dejé de sentir miedo y tuve una fuerte erección.
Y no sé si ella lo haya percibido y eso haya salvado mi vida, pero la mujer asesina llegó hasta mí y cuando yo esperaba sentir la primera cuchillada en mi torso, en su lugar sentí una de sus manos acariciándome mi entrepierna. 




lunes, 4 de diciembre de 2017

Fragmentos de terror... CHEQUE EN BLANCO.


Con un cheque en blanco se pueden hacer tantas cosas...


CHEQUE EN BLANCO 



   — Eso que me pide usted, señor Mendieta, es imposible —le dijo el administrador del cementerio, con una de sus manos señalaba el croquis del lugar y con la otra se limpiaba el sudor de su frente—. Ya antes se lo había dicho mi empleado, no podemos brindarle un lugar tan grande como el que quiere.

   — Señor…

   — López, señor López.

   — Muy bien, señor López, hablemos claro. ¿Cuánto quiere por darme ese espacio?

   — No es cuestión de dinero. Yo sé que usted es una persona muy adinerada y no sería problema pagar por nuestros servicios; la cuestión y espero lo entienda —se acercó hacia el señor Mendieta dejando el mapa—, no hay ya espacios para ello. Los muertos se han vuelto un problema nacional, ya no hay donde enterrarlos, por eso los que estamos en este giro promovemos tanto las cremaciones. Lo más que le podría ofrecer sería un mausoleo familiar con espacio para seis gavetas. No más, no hay espacios. 



lunes, 6 de noviembre de 2017

Fragmentos de terror... AMORES RAPIDOS

¿Cuantos no disfrutaríamos de tener amores rápidos?




AMORES RÁPIDOS
Bombeaba constante, sin ser demasiado rápido por aquello de que el hombre se viene pronto. Me era algo difícil pero a través de la práctica ya sabía la maña para aguantar más tiempo. Y a pesar de la enorme excitación que tenía, y del sentir su calor y ver como se movía su cuerpo con mis empellones, lograba controlar mi excitación.


lunes, 30 de octubre de 2017

Fragmentos de terror... EL GRAFITI.


¿Que puede habar detrás de un inocente grafiti sobre una pared?


EL GRAFITI 

I

Tenía apenas escasos tres meses que habían pintado su fachada, le ayudaron sus hijos, Leo y Rocio. Escogió un tono lila para las paredes y un blanco para la herrería, le daba un bonito contraste con unas arboles de la abundancia que tenía en un balcón del primer piso.

  Todo ese trabajo y esa bonita fachada (cinco años sin haberla pintado) le duraron un par de días —ni siquiera el gusto de haber celebrado el día de la faena de la pintada con un asado de carne y patatas fritas), pues en la mañana del tercer día amanecieron una serie de grafitis sobre sus puertas y muros.

  Enojado la primera vez, el señor Pérez tomó su brocha con el resto de pintura y se esmeró en volver a pintar todo. “Esos malnacidos ociosos no nos arruinarán nuestro trabajo con sus estupideces”, le había dicho a su mujer ese día. Pasaron otros dos días de belleza estética, hasta que la tercera mañana nuevos grafitis aparecieron. El señor Pérez repitió la faena de pintar todo. 




lunes, 2 de octubre de 2017

Fragmentos de terror... BENDITA JUVENTUD

No a todos los hombres les gustan las mujeres mas jóvenes por la misma razón... 


BENDITA JUVENTUD 



Sí, tengo que confesarlo, me gustan más chicas que yo. Ya es algo irresistible y que no puedo controlar. Al principio si elegía de mi edad (y fueron de varias), incluso hasta hubo algunas más grandes, pero una vez que probé con las más jóvenes me olvidé de las más grandes. Y es que no se pueden comparar: la tonicidad de su piel, la frescura de sus rostros y las aun delineadas curvas que poseen, las hacen irresistibles. 





lunes, 11 de septiembre de 2017

Fragmentos de terror... EL CIRCO.

A todos nos gusta el circo... bueno, no a todos...



EL CIRCO 


La primera vez que vi el circo fue un día que mi mami me llevaba paseando por el parque, se llamaba “Ver para creer” y estaba en un terreno muy grande donde se instalaban ferias y exposiciones. Mi hermano estuvo averiguando por internet que era uno de los circos más extraños y famosos del mundo, hacia giras por todo el mundo y ahora estaba muy cerca de nosotros. Contaban con dos categorías de espectáculos: uno para niños y otro para adultos. A pesar de que no había ni una sola foto de las exposiciones por internet, mi mami dijo que eran cosas muy fuertes y no aptas para nosotros. Quizá para mis siete años de edad tenía razón, pero para Braulio, mi hermano de once años, fue algo que no le pareció. 

  Conforme mi hermano averiguó más sobre el circo, se obsesionó al grado de convencerme para que fuéramos (a pesar de mi miedo), pero no fue suficiente para convencer a nuestra madre de que nos dejara ir. 

     Braulio era un testarudo y sabía que eso no lo detendría.





lunes, 28 de agosto de 2017

Fragmentos de terror... OTRA OPORTUNIDAD


Todos merecemos una nueva oportunidad... independientemente de nuestra situación...


OTRA OPORTUNIDAD 



Esta vez las cosas tenían que ser diferentes, no podía ocurrir lo mismo. Se vio bajando por las escaleras al estacionamiento a lado iban sus padres. Miró con detenimiento los detalles para cerciorarse de que todo fuera igual: de nuevo la lámpara de en medio parpadeaba con lentitud y sobre el muro de la izquierda estaba garabateada la palabra Infierno.

  — Cinco consejos le dije al mesero —dijo su padre de nuevo, su madre sonrió otra vez, y eso significaba que era la misma situación. El dialogo de sus padres se repetía al final de las escaleras—. Mira hasta en este lugar hay vándalos —agregó al pasar por la pared—. No se salva uno de ellos.

  Todos los diálogos de nuevo, tenía que hacer algo y rápido.

  — Esperen —les dijo José a sus padres adelantándose y poniéndose entre ellos, al final de la escalera—. Debemos de regresar al restaurante.