lunes, 2 de octubre de 2017

Fragmentos de terror... BENDITA JUVENTUD

No a todos los hombres les gustan las mujeres mas jóvenes por la misma razón... 


BENDITA JUVENTUD 



Sí, tengo que confesarlo, me gustan más chicas que yo. Ya es algo irresistible y que no puedo controlar. Al principio si elegía de mi edad (y fueron de varias), incluso hasta hubo algunas más grandes, pero una vez que probé con las más jóvenes me olvidé de las más grandes. Y es que no se pueden comparar: la tonicidad de su piel, la frescura de sus rostros y las aun delineadas curvas que poseen, las hacen irresistibles. 





lunes, 11 de septiembre de 2017

Fragmentos de terror... EL CIRCO.

A todos nos gusta el circo... bueno, no a todos...



EL CIRCO 


La primera vez que vi el circo fue un día que mi mami me llevaba paseando por el parque, se llamaba “Ver para creer” y estaba en un terreno muy grande donde se instalaban ferias y exposiciones. Mi hermano estuvo averiguando por internet que era uno de los circos más extraños y famosos del mundo, hacia giras por todo el mundo y ahora estaba muy cerca de nosotros. Contaban con dos categorías de espectáculos: uno para niños y otro para adultos. A pesar de que no había ni una sola foto de las exposiciones por internet, mi mami dijo que eran cosas muy fuertes y no aptas para nosotros. Quizá para mis siete años de edad tenía razón, pero para Braulio, mi hermano de once años, fue algo que no le pareció. 

  Conforme mi hermano averiguó más sobre el circo, se obsesionó al grado de convencerme para que fuéramos (a pesar de mi miedo), pero no fue suficiente para convencer a nuestra madre de que nos dejara ir. 

     Braulio era un testarudo y sabía que eso no lo detendría.





lunes, 28 de agosto de 2017

Fragmentos de terror... OTRA OPORTUNIDAD


Todos merecemos una nueva oportunidad... independientemente de nuestra situación...


OTRA OPORTUNIDAD 



Esta vez las cosas tenían que ser diferentes, no podía ocurrir lo mismo. Se vio bajando por las escaleras al estacionamiento a lado iban sus padres. Miró con detenimiento los detalles para cerciorarse de que todo fuera igual: de nuevo la lámpara de en medio parpadeaba con lentitud y sobre el muro de la izquierda estaba garabateada la palabra Infierno.

  — Cinco consejos le dije al mesero —dijo su padre de nuevo, su madre sonrió otra vez, y eso significaba que era la misma situación. El dialogo de sus padres se repetía al final de las escaleras—. Mira hasta en este lugar hay vándalos —agregó al pasar por la pared—. No se salva uno de ellos.

  Todos los diálogos de nuevo, tenía que hacer algo y rápido.

  — Esperen —les dijo José a sus padres adelantándose y poniéndose entre ellos, al final de la escalera—. Debemos de regresar al restaurante. 




lunes, 21 de agosto de 2017

Fragmentos de terror... ¿ACASO TENGO YO LA CULPA?




Nuestras acciones quedan eximidas cuando no es nuestra culpa...



¿ACASO TENGO YO LA CULPA? 



Seis mil seiscientos poros le había contado, eran los suficientes para ganarles a todos los demás especímenes, y quizá tenía más poros pero los maullidos de mi gato Hitler me habían distraído un par de veces; en la primera vez tuve que volver a contar de nuevo los poros, y en la segunda, opté por seguir la cuenta en el último número que recordaba.

  Y es que mi gato anda bien alocado con una perrita de la vecina, no recuerdo bien como la llaman pero yo la he apodado la Judía. Y es que esto es cosa de locos, imaginad a mi gato Hitler en amoríos con la perrita Judía. Es escabroso y más lo son los incontables poros de estos especímenes. 






lunes, 7 de agosto de 2017

Fragmentos de terror... LOS CAZALOBOS

Cuando los animales llegan, los Cazalobos acuden al rescate...

LOS CAZALOBOS 


“Los Cazalobos” era el nombre de nuestro equipo. Sí, sé que suena algo churriento pero fue lo que se le ocurrió al Pecas y por falta de más opciones se nos quedó. Nuestra misión era muy clara y concreta: cazar al lobo que merodeaba el barrio, y de ser posible rescatar a la prima del Fideos. Y la verdad ni siquiera nos constaba quien se había robado a la niña y como la policía casi cerraba el caso, nosotros habíamos decidido dedicar nuestras tardes de ocio a buscarla. Aquella vez que desapareció, la mayoría de la gente del barrio estábamos en una fiesta que había organizado Don Lupe, el dueño de la tienda de la esquina. Nosotros estábamos jugando con otros niños, y el Tiliches que se la pasa yendo al baño a mear y encontrándose todos los baños ocupados, se fue corriendo a su casa. Dice que cuando llegó al pasillo que conecta las escaleras que llevan al primer piso oyó el grito de un lobo. Si, de un lobo, yo recuerdo haber oído algo así como un gato o un perro pero no un lobo. El caso es que el Tiliches dice que vio la sombra de un lobo que atrapaba a una pequeña. De momento no supo que se trataba de la prima del Fideos y menos porque del susto se meó encima. Él jura que era un lobo y es probable, el problema es que como vivimos en barrios bajos, hay muchos indigentes y bien pudo ser alguno de ellos el que se robara a la pequeña para venderla. 




sábado, 29 de julio de 2017

Audiofragmento de terror... AMOR A DISTANCIA



EL NUEVO AUDIO FRAGMENTO DE TERROR...


AMOR A DISTANCIA...


video

lunes, 17 de julio de 2017

Fragmentos de terror... ARBOGENESIS.

Ciertas costumbres religiosas pueden cambiar tu vida...





ARBOGENESIS 




“Buenos días, señor Prefecto Role”, fue lo último que me dijeron en el Kinder. Me lo había dicho una señora que llevaba a su hija de tres años al servicio de guardería. Si ella era tan inhumana como para abandonarla diez horas diarias en la escuela, yo no era menos humano por haber matado a la pequeña. Ella le había dado la vida y yo solo se la había quitado, no existía gran diferencia en ello. Alguien inicia un ciclo y alguien más lo acaba, todo lo que empieza tarde o temprano debe de acabar. Y para esa niña su periodo había sido corto al igual que para todos sus compañeritos del kínder. Yo no concebí ese destino para los infantes, no concebí que debía de cercenarlos a todos, pero la divina oscuridad que mora en mí, fue la que me dictó todo. Yo solo fui un fiel sirviente de su voluntad.